Novedades

La directora de Gestión de Personas de Sodexo Chile, Marcela del Barrio, subraya que el grado de satisfacción de los trabajadores y la productividad son un binomio clave para lograr una mayor competitividad en las empresas. A continuación la entrevista completa con la ejecutiva.

¿Qué implica el concepto de “calidad de vida” aplicado al trabajo?
La Calidad de Vida Laboral se refiere al grado de satisfacción que tienen los colaboradores en distintas dimensiones tales como: relaciones interpersonales, facilidad en el acceso a recursos para realizar el trabajo, el entorno físico y la seguridad en el trabajo, el desarrollo personal (tanto por oportunidades de aprendizaje como crecimiento), el reconocimiento (sentirse valorado por sus contribuciones) y el bienestar laboral.
Las empresas elaboran una propuesta de valor al empleado, que generalmente es liderada por el área de gestión de personas y esta propuesta de valor busca impactar de una manera positiva en estas diferentes dimensiones.

¿Cómo ha evolucionado en el tiempo esta definición y cuáles son los principales cambios que se visualizan?
Este concepto comienza a visualizarse en la década de los 70 al surgir el Desarrollo Organizacional dentro de las empresas, que se circunscribe a promover el bienestar y la seguridad de los colaboradores. Diez años después, se visualiza un avance del concepto: Mirvis & Lawler plantean que la calidad de vida es entendida como una transacción económica, psicológica y social entre las organizaciones y sus trabajadores. Ellos sostienen que la calidad de vida puede ser cuantificada con la fórmula CLV= f(O,E), donde la “O” representa las características del trabajo y su ambiente dentro de la organización y “E” su impacto en el bienestar de los individuos. Además, se establece que los empleados deben desarrollarse en busca de incrementar todo su potencial.

A finales de los 90, en tanto, Drucker & Peter consideran dentro de este concepto la productividad e innovación. Esto significa que la persona es la parte fundamental, ya que es la que aprende y aplica el conocimiento para el beneficio de la organización. Por esto, lo mejor que una organización puede brindar a sus trabajadores es una constante capacitación. En definitiva, si la organización potencia a sus empleados, los hará empleables. Ya en estos últimos años, la calidad de vida se define como un proceso planificado, cooperativo y evolucionado. Se trata de acciones tendientes a crear condiciones laborales favorables al desarrollo de las capacidades y potencialidades de las personas para mejorar los niveles de satisfacción en su empleo y fortalecer la identificación del trabajador con la organización.

¿Cuáles son los KPI’s que permiten analizar el resultado de los programas e inversiones que se realizan?
Los principales KPI’s relacionadas al grado de satisfacción son: menor ausentismo, menor rotación, indicador de compromiso laboral (GPTW/Best Employer de AON), mayor productividad y mayor colaboración.

¿Cómo impacta en la competitividad de la empresa gestionar estas dimensiones?
En todo negocio mantener a los empleados motivados y con actitud positiva frente al trabajo que desempeñan es clave para que todos los procesos sean más productivos y, por ende, que se incremente la competitividad. Por eso es importante generar políticas que velen por la Calidad de Vida de los trabajadores.
Calidad de Vida y productividad son un binomio clave para lograr una mayor competitividad en las empresas. Las organizaciones que trabajan la Calidad de Vida tienen una ventaja competitiva respecto a las otras: atraen el mejor talento del mercado y también lo retienen.