Novedades

Nueva regulación en materia de alcohol, cannabis y otras drogas en el ámbito laboral

El pasado 26 de mayo ADPUGH convocó a más de 100 profesionales, con el objetivo de dialogar sobre este reciente decreto 128/016 que reglamenta procedimientos de actuación en materia de consumo de alcohol, cannabis y otras drogas en el ámbito laboral.

La opinión de los expertos

El panel interdisciplinario conformado por el abogado laboralista Roberto Falchetti, la especialista en Salud Ocupacional, Dra. María Alpuìn y el Técnico Prevencionista Robert Landó, permitió analizar dicho decreto con una pluralidad de miradas, actuando como disparador para motivar el debate y las preguntas de los participantes.

El Dr. Falchetti inauguró la oratoria con un interesante análisis sobre el decreto y la normativa comparada. Señaló además que se trata de un decreto con muchas “zonas grises”, donde algunos puntos, como el aspecto “tenencia”, se tornan particularmente complejos. “¿Cómo se controla la tenencia de estas sustancias en el ámbito laboral? ¿Estará autorizada la empresa a registrar a los colaboradores al ingreso o a revisar las pertenencias de los mismos, para detectar que porten alguna sustancia no permitida? ¿De qué manera se tiene que documentar o probar que se encontraron este tipo de elementos?. Todo esto nos lleva a pensar, que aún hay mucho por analizar y delinear, para lograr una correcta aplicación del mismo”, concluyó Falchetti.

Desde la óptica de salud, la Dra. Alpuìn explicó en detalle los comportamientos adictivos y las diferentes manifestaciones que pueden presentar las diversas sustancias que pueden motivar la realización de los correspondientes “test” o evaluaciones pertinentes, conforme el marco del decreto. La Dra. Alpuìn concluyó que “la salud de los trabajadores es un tema primordial. Al igual que ocurrió con la prohibición de fumar hace algunos años atrás, esperamos que esta normativa nos permita concientizar sobre la problemática del consumo de alcohol y drogas, y logremos también una importante reducción en el consumo de estas sustancias”, señaló la experta.

La visión de Landó permitió culminar con la presentación “360” sobre el tema, desde un ángulo vinculado estrictamente a la seguridad laboral, donde si bien destacó la importancia de contar con normativa que regule sobre estos temas, se torna además fundamental que sigamos generando espacios donde empresarios y trabajadores puedan coordinar esfuerzos en tal sentido. “Desde mi propia experiencia, un punto importante que el decreto no detalla específicamente es la metodología autorizada para la realización de los test probatorios del consumo de sustancias. Si me encuentro lejano a un centro de salud, ¿quién será el personal que hará la “segunda prueba” para confirmar el consumo? Si cuento con un servicio médico propio es más fácil, pero si estoy en una obra en construcción, a 100 km de la ciudad más cercana, nadie llegará en dos horas a realizar el test. Los protocolos de actuación sin duda deberán tener en cuenta estos detalles”, indicó Landò.

Consultado sobre este punto, Bruno Berchesi, Director de la Consultora “Prevenir”, auspiciante del evento, señaló que es muy importante contar con elementos de diagnóstico certeros y confiables. “En nuestro caso, contamos con sistemas de “tiras” que detectan la presencia de sustancias en la saliva, ya que el decreto determina que los métodos de diagnóstico deberán ser “no invasivos”, lo que desestima la posibilidad de realizar un estudio de sangre por ejemplo. Por eso usamos el sistema de tirillas, que en minutos permite obtener un resultado del test con un margen de error, que por ejemplo en alcohol es de apenas 0,2.

Esta es además la tecnología más adecuada -prueba de saliva-, puesto que detecta la droga madre, lo que supone que el sistema nervioso central se encuentra afectado en ese momento y no se trata del consumo días atrás. Para alcohol, las alternativas no invasivas son aire aspirado (espirometría) o saliva. Lograr que la persona sople correctamente, suele ser un problema. A esto se suma la calibración del experimento en el LATU, no siendo suficiente calibración en origen. La tecnología de saliva resulta menos invasiva y reduce los falsos positivos”, indicó Berchesi.

En virtud de las interrogantes presentadas por los participantes del evento, así como por el debate generado sobre diversos puntos del decreto, desde ADPUGH los invitamos a seguir intercambiando dudas y consultas sobre el tema. Todas las preguntas que nos lleguen serán respondidas en nuestra próxima edición de Revista Talentos por profesionales especializados en el tema Recepcionamos consultas en: info@adpugh.org.uy antes del 10 de junio.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *