Novedades

Lecciones de RR.HH. del Caso Julen Lopetegue

Lopetegui llegó como DT de la Selección Española al pasado Mundial de Rusia 2018, pero fué despedido al no avisar que sería el nuevo técnico del Real Madrid.

Por Comunidad RH

España llegó como una de las favoritas al título, pero a días de empezar el mundial fué anunciado como futuro entrenador de Real Madrid (club ganadore de la 3 últimas Liga de Campeones de Europa), en un episodio que la Federación Española de Fútbol a través de su presidente Luis Rubiales, consideró una quiebra de confianza.

El directivo explicó que, para la Federación y todos los españoles, cualquier negociación fuera de la selección debería haber sido previamente anunciada. “Es básico, porque es el equipo de todos y una Copa del Mundo es la fecha máxima. No podemos quedarnos fuera de una negociación de uno de sus trabajadores y descubrirlo cinco minutos antes de que se anunciara públicamente”, afirmó.

“Agradecemos a Julen por todo lo que él hizo porque es uno de los grandes responsables de estar en Rusia, pero estamos obligados a dispensarlo. “Tiene que haber un mensaje claro para todos los trabajadores de la Federación Española de que hay algunas formas de actuar que deben cumplirse”, afirmó en rueda de prensa.
La cuestión que queda es: ¿en qué situaciones es imprescindible despedir a un profesional importante en un momento crucial para la organización? Lopetegui estaba invicto en 20 partidos al frente de la selección y contaba con resultados expresivos como una goleada de 6 a 1 sobre Argentina.

Aunque una decisión como ésta, en tal momento, sea polémica, desde el punto de vista de gestión, puede ser considerada correcta, según Sofía Esteves, fundadora de DMRH comentó: “Su dimisión se hizo con coherencia, y para evitar que se abra precedentes para otros casos”, explica.

Para Sofia, la selección española es diferente de la brasileña justamente porque prioriza el conjunto, y no una figura individual como elemento clave. “La credibilidad de la selección brasileña está muy enfocada en Tite, y por eso su dimisión sería mucho peor para Brasil que el despido de Lopetegui para España”, complementa.

En los Estados Unidos, el más alto ejecutivo de la filial brasileña de SalesForce (compañía desarrolladora de software) fue alejado del cargo porque, en la visión de la compañía, su actitud no era acorde con las prácticas y valores de la empresa, incluso alcanzando metas y conquistando. Aunque el ejemplo puede ser visto como radical, para Sofía, muestra la coherencia de la empresa. “Incluso siendo una decisión difícil de tomar, los valores de la compañía, o de la federación, deben estar por encima de todo”, dice.

“La acción de un funcionario, aunque sea experimentado o competente, debe ser analizada a partir del impacto negativo que su falta puede causar. Si su actitud es de bajo impacto, puede ser perdonado y reorientado. Pero si la actitud causó un alto impacto para la empresa, él debe ser castigado “, afirma. A la hora de evaluar el impacto, deben tenerse en cuenta los diversos públicos afectados. En una empresa, están clientes, inversores y empleados. En una selección, principalmente, jugadores y aficionados. Para evitar mayores fricciones, la federación llevó, para reunión que definió la salida de Lopetegui, los jugadores más importantes del equipo: Sergio Ramos, Andrés Iniesta y Gerard Piqué.
Para aplacar las desconfianzas de la hinchada, la federación fue rápida en anunciar un sustituto con alta credibilidad. El ex jugador Fernando Hierro, ex capitán de la selección como jugador y que ya estaba en Rusia, como dirigente. “No podía decir que no; no me perdonaría nunca”, dijo Hierro en la primera entrevista posterior al anuncio.
Por último, se recuerda que la selección española no tuvo una buena copa del mundo y quedó eliminado por el dueño de casa en octavos de final y la gran duda que queda es si esta decisión afecto la performance del equipo.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *